Los Drone Bus de Kelekona

drone, kelekona -

Los Drone Bus de Kelekona

Ellos mismos bautizan su proyecto en inglés como "Further advancement of the electric vehicle drive technology", es decir el mayor avance de la tecnología de propulsión de vehículos eléctricos.

Un grupo de ingenieros con una brillante trayectoria y un mismo propósito se han unido bajo un proyecto, Kelekona. Estos jóvenes ingenieros de inmaculado recorrido académico provenientes de las mejores universidades de EEUU y de empresas como DuPont, Tesla, HyperLoop, Motorola, GM, Delphi, Ford o la mismísima NASA, se han embarcado en una ambiciosa startup fundada por Braeden Kelekona. 

Braeden es ambicioso y tiene una idea para el futuro del transporte masivo: Un avión de despegue y aterrizaje vertical eléctrico con un cuerpo elevable (eVTOL) que se asemeja a un platillo volante, un vehículo futurista propulsado con ventiladores. 

Su estructura de avión impresa en 3D promete despegar del suelo mediante ocho ventiladores de empuje vectorial con hélices de paso variable. Estos permitirán cada etapa del vuelo, desde el despegue vertical hasta el vuelo hacia adelante y el aterrizaje "Estamos tratando de competir al cien por cien con el transporte público", dijo Kelekona en su última entrevista. 

Sin embargo, lo que diferencia a este avión eVTOL del de otras empresas que fabrican máquinas voladoras rivales no es solo el diseño, es la escala. Si bien Uber Elevate, por ejemplo, promete lanzar su servicio de taxi aéreo en 2023, solo transportará a cuatro pasajeros y un piloto. Kelekona, afirma que su cuerpo elevador eVTOL será capaz de transportar un máximo de 40 pasajeros y un piloto, por un precio comparable a un billete de tren de medio recorrido.

El reducido espacio aéreo de Nueva York provoca que el hecho de incorporar tantas personas como sea posible en un avión sea una prioridad. 

El plan es ofrecer inicialmente una ruta desde Manhattan a los Hamptons. Ese vuelo, que duraría unos 30 minutos, costará 85 dólares. Otras rutas planificadas incluirán Boston - Nueva York, Nueva York - Washington, y Los Ángeles - San Francisco. 

Las baterías de las que se surtirán estos eVTOL son similares a las que veríamos en un  Model S o Model 3 de Tesla, pero unidas para crear un paquete de baterías modular enorme, es decir, una especie de "batería voladora". El paquete de baterías que Kelekona dice que usará tiene 3.6 megavatios hora de capacidad, suficiente para alimentar cientos o miles de hogares, lo cual es muchísima potencia. 

Si bien es cierto que la compañía no ha construido una de estas enormes plataformas voladoras, los trabajos en simulación por computadora están muy avanzados. La compañía surgió en 2019 y Kelekona dijo "Creo que puedo esperar ver nuestro avión en el aire el próximo año". Inicialmente, sin embargo, el transporte será exclusivamente para transporte de carga. Las rutas de pasajeros están previstas para el año 2024, aunque como es de costumbre en estos casos, todo depende del proceso de certificación con la Administración Federal de Aviación. 

La compañía asegura "El futuro está servido, la FAA todavía está creando los nuevos protocolos adecuados para probar la durabilidad y confiabilidad de pasajeros. Solo necesitan asegurarse de que la aeronave esté preparada para cualquier incidente que pueda ocurrir. Quieren ver la redundancia en su avión para mitigar ese riesgo. En ese sentido, hay mucha superposición con la certificación de aeronaves tradicional, pero al mismo tiempo con la tecnología de baterías y motores eléctricos, tiene un nivel de seguridad muy diferente". 



Al igual que las entregas con drones, los vehículos eVTOL son una de las grandes tecnologías felinas de Schrödinger de nuestro tiempo: tanto en todas partes como en ninguna parte simultáneamente. No hay escasez de empresas que trabajan en taxis voladores en este momento (aunque quizás ninguna con el tamaño ambicioso prometido por Kelekona), pero hasta ahora es muy temprano para esto como un modo de transporte masivo. Sin embargo, para aquellos que están en esa carrera aérea, es un momento muy emocionante. 

"Es un momento candente en este momento, no solo porque se está invirtiendo mucho capital en el espacio, si no que al ser vehículos de despegue y aterrizaje verticales, se pueden hacer cosas muy interesantes en lo que respecta al transporte de pasajeros" dijo Kelekona. "No se necesita mucha infraestructurae nueva. Puede hacer las cosas de manera única en comparación con el funcionamiento de los motores de aviones tradicionales, con sus largas pistas y demás requisitos". 

Y vosotros, ¿Subiríais a un drone bus de Kelekona para realizar el puente aéreo entre Madrid y Barcelona? 

Quién sabe lo que nos tiene preparado el futuro en materia de transporte aéreo, lo que sí está claro es que los ingenieros están convencidos de que esta es la dirección que seguirá la industria. El tiempo dirá.